El condenado creo que es eso que anda, que quiere agarrar

Posted on | miércoles, 29 de noviembre de 2006 | No Comments

(Del libro: Nuestros abuelos nos han dicho. 2008)
El condenado es blanco, anda a partir de las cuatro de la mañana, anda en la oscuridad. Él no debe vernos, al ver la luz muere.
*
Según la historia de acá de Rancas, los condenados son los muertos que reviven y andan, sin respirar, sin nada. Su sangre no coagula, por eso dice que los condenados andan.

Silveria Tufino

Posted on | lunes, 20 de noviembre de 2006 | No Comments

NOTA IMPORTANTE: El texto que se publica a continuación aparece en el libro titulado "Filones de la Historia" y a la vez en el blog "Pueblo Martir" del Sr. César Perez Arauco. El texto fue tomado y publicado sin mi autorización lo cual constituye un grave delito de plagio por apropiarse de material de investigación ajeno. Este post fue publicado el 20 de noviembre de 2006 y es uno de los relatos que me fueran narrados por una de las comuneras de la Comunidad Campesina de Rancas durante mi primer periodo de investigación en dicha comunidad (2002-2003).

Elizabeth Lino Cornejo


Silveria Tufino Herrrera murió durante la recuperación de tierras y el libre pastoreo de sus ganados. Frente al abuso de la entonces compañía minera Cerro de Pasco Cooper Corporation, el 2 de mayo de 1960, al igual que Teofilo Huaman y Alfonso Rivera. Todos ellos comuneros de la comunidad campesina de Rancas –Pasco - Perú.

Silveria fue una mujer de carácter, de bastante coraje. Era mujer de una sola palabra. No era una mujer posicionada en cuanto a economía, era pobre. No le alcanzaba el tiempo y no era tan preparada como para darles una buena formación a sus hijos. Fue madre soltera. Tuvo cuatro hijos hombres y se dedicaba a buscar pan y ropa para ellos.

Silveria cuidaba las vacas de personas ajenas, de amistades, de vecinos. Silveria no tenía su propio ganado. Unos le daban cuatro vacas, otros le daban dos vaquitas, otros una vaquita: "Señora Silveria por favor cuídame mi vaquita, te vamos a pagar".

Para entonces en Rancas había una muralla que cercaba toda la orilla del río por un lado, por el otro lado estaba la muralla de la sociedad ganadera de la Cerro de Pasco Cooper Corporation. Por el río estaba la Hacienda Pacoyan de Lercari Hermanos.

En ese entonces los hacendados eran demasiado estrictos, ningún ganado vacuno podía comer una sola hierba del otro lado, de “su lado”. Cuando los animales llegaban a la Hacienda Pacoyan, el encargado Rubén Flores, para entonces el administrador, mandaba a sus empleados, a Ricardo Gallo, a Chacón, ellos eran los hombres más esclavos de Flores, llevaban los animales a la hacienda, los tiraban al pesebre donde no había una sola hierba y se iban encerrándolos. Para que no desaparecieran o no se murieran, los dueños, los pastores, los cuidadores del ganado tenían que ir a la hacienda. Rubén Flores agarraba a su personal, salía por la puerta falsa y desaparecía, se iba por la cordillera, mientras los dueños y pastores en la hacienda esperaban.
Llegaba las once, la una, las dos, las tres, las cuatro y entonces de repente pasaba un carro a gran velocidad saliendo de la hacienda ¿Quién era? El gringo…llegaba, agarraba su carro y se iba para el Cerro de Pasco…él no se dejaba encontrar con los comuneros.

A los tres o cuatro días, cuando los pobres animales ya no podían ni pararse, imposibilitados por falta de alimentos y agua, El gringo ordenaba a su personal que mataran a las vacas. Las mataban y las repartían entre su personal y los perros de la hacienda. Muchas veces se había padecido eso, muchas veces.
Otras cuando no los mandaba a matar decía: "¡Que paguen diez soles y que trabajen! ". Tres, hasta cuatro días por cada vacuno. Los de la Hacienda Pacoyan eran unos asesinos. Si el ganado era fino, si los animales eran buenos o estaban a días de dar cría o si las vacas eran bonitas, todo eso desaparecía, se hacían humo, ya no se las veía. Las llevaban a la hacienda y ahí terminaba, desaparecían.

Eso fue toda una vida, años y años. Así aprendieron los comuneros cual era el grave delito que sus vacas pasaran el cerco.

La Cerro de Pasco Cooper Corporation también cometía abusos, cobraba a los comuneros por cada cabeza y recién después dejaba que se llevaran su ganado. Maltrataban a los comuneros, los animales no tenían pasto fresco para alimentase.

Cierto día, durante la primera semana de enero llega Silveria a la casa de su hermano Florentino y le dice entre lágrimas: "Papá, ayer me ha pateado Donora".
Donora era el segundo administrador de la Hacienda Pacoyan, Antonio Donora. Esa mañana las vacas, las que cuidaba Silveria, habían pasado el cerco en busca de pasto y ella había pasado detrás a recogerlas. Ahí nomás había aparecido El gringo del caballo y al verla se detuvo. Silveria recogió sus vacas. El no pasó porque estaban los alambres, las vacas pasaban por un agujero que había en el cerco. El gringo bajó de su caballo y la agarró a puntapiés.

Su hermano la consoló: "Hija no llores, esto si no nos vamos a dejar, esto no queda ahí".
Las tierras eran de Rancas, Lercari Hermanos años antes se habían aprovechado de los ranqueños analfabetos, que no sabían leer ni escribir. Se aprovecharon de ello con uno y otro grito, los gringos así se apoderaron de las tierras.

Durante la segunda quincena de enero, los comuneros convocaron a una asamblea urgente y allí se hizo un informe; habla una señora, otro señor más y la gente dice: "Nos ponen rompe- patas, pisan con su tren a nuestros animales, los llevan al pesebre y los matan. ¿Qué derecho ha tenido de ponerle la mano a Silveria?, ella es una mujer pobre, todos la conocemos, sabemos como vive, ni casa tiene. ¿Por qué le tienen que poner la mano y por qué nosotros nos tenemos que callar? "

Días después se convocó a otra reunión, allí estaban el alcalde y el gobernador. Había algunas jóvenes de la comunidad que trabajaban para la Cooper Corporation y ellas no querían porque cuidaban su trabajo y decían: "¿Cómo le vamos a hacer eso a la Cerro de Pasco?, se vengará de nosotros, si es dueño casi de todo el Perú y nosotros no tenemos nada para defendernos".

Pero Silveria respondió: "¡Yo si voy a entregar mi vida!" Y el presidente de la comunidad concluyó: "El pueblo manda, el pueblo es el que decide… ¡No señor, hasta aquí somos! ¡Vida o muerte pero se nos respeta!...primero con la Cerro de Pasco y luego con Pacoyan.

En marzo ya las asambleas poco a poco se hacían a escondidas. Se notaba un poco de oposición por miedo. Se iban a una casa, se iban a otra casa, a la una, dos de la mañana. A esa hora se hacían las asambleas. La gente nunca decía nada .Nadie podía decir nada, todo lo hacían en silencio.

El 28 de abril, salieron de Rancas por la madrugada. Sin malograr casi nada de la muralla ni los rompe-patas, hicieron pasar a los animales con carga y sus chozas. Así amanecieron el 28 de abril en Huayllacancha. A las ocho de la mañana los más jóvenes ayudaron a llevar el ganado de la granja comunal. Era momento de tomar posesión de las tierras.

Aquel mismo 28 a eso de las tres tarde aparecieron seis militares a caballo y les preguntaron:
-"¿Quienes son las autoridades?"
-"Nosotros no tenemos autoridades" , respondieron,
-"¿Y porque han venido ustedes acá? no saben que esta tierra es de la Cerro de Pasco Cooper Corporation?"
-"No es de Estados Unidos. Esta tierra es peruana, estamos en nuestra tierra…donde hemos nacido ", les contestaron los comuneros.
-"¿Y porque han tenido que malograr el alambrado?, todo el alambre esta cortado.
-"¡No señor, pueden ir a ver y revisar!"

Rancas se sentía seguro porque no había nada malogrado. Después que hicieran pasar a los animales de la granja comunal, todo volvió a quedar como antes. En aquel mismo momento comenzó una lluvia torrencial, nevada y lluvia.
De la Hacienda Paria, llegaron más militares, ya no eran seis. Golpearon a los comuneros, los maltrataron y se fueron. El 29 y el 30 llegaron más militares.

El día primero Silveria en casa de su hermano le dice a su cuñada Felipa:
- "Mamá, he venido a despedirme, hoy día Silveria se va…si estoy viva regresaré y seguiremos como siempre, pero si estoy muerta… "
- "Come para que tengas fuerzas"
- "No tengo hambre mamá"
- "Come", le insiste Felipa

Todos los comuneros que estaban de acuerdo se fueron a la iglesia y prestaron juramento. Luego salieron.
En Huayllacancha las balas sonaban, el tiempo estaba nublado, en el camino se veía a un grupo de militares de asalto al mando de un superior. Los comuneros se defendían con palos y hondas, las mujeres con sus hijos en la espalda, los militares con caballo detrás de ellas.

Y entre todas esas mujeres Silveria, con la mano hecha pedazos. Le sacaron los dedos. De un balazo le sacaron la mano cuando se agarró del poste, ella había dicho: "Corten mi mandil y amarren mi mano". Con la otra mano se trenzó, se agarró de un palo que sostenía el cerco :"A mi no me van a sacar ", "¡Fuera vieja!", le pegaron, la maltrataron, pero no quiso salir.
"Mi mano no habrá uno, pero tengo otra para defenderme" , ahí le metieron bala. Como no se rompía aunque la jalaran, no se dividía, entonces le dispararon. Ahí si se sentó, pero aun así continuo luchando: "No me he muerto, amarren mi barriga por favor, saquen mi manta de la espalda". Entonces le amarraron la barriga: "Ahora si puedo seguir luchando porque mis huesos están sanos". Sus vísceras estaban todas destrozadas.

Ella era buen jinete, no necesitaba una pita para montar su caballo, sin nada se montaba y partía. Aquella vez también se la llevaron en caballo hasta Paria y de ahí la tiraron a la tolva de un volquete de la empresa, de la Cerro de Pasco Cooper Corporation. Así la llevaron al Hospital Esperanza, ensangrentada. Al ingresar en camilla había dicho: "Bueno Silveria, ya no sales de aquí, pero mi pueblo queda grande para mis hijos. Silveria ya no saldrá de aquí".

Silveria muere en el momento en que le realizaban la operación. Nadie la pudo salvar porque estaba destrozada. Alfonso y Teofilo habían muerto en Huayllacancha, pero Silveria llegó viva al hospital. Tres muertos, otros heridos de gravedad. Tristeza y llanto. Ya en Rancas se acudió a los heridos, se los entablilló con cualquier madera, se hizo lo que se pudo.

Así terminó el 2 de mayo. Y aun después, la Cerro de Pasco Cooper Corporation se buscó los mejores abogados para que Rancas reconociera todos los daños y perjuicios. Pero gracias a Juan Velasco Alvarado la tierra peruana es para el pueblo y no es de Estados Unidos.


canción

Posted on | viernes, 17 de noviembre de 2006 | 2 Comments


He llegado no he llegado
A mi tierra, a mi tierra
A mi tierra tan deseada
Como ranqueño
A mi tierra tan deseada
Como ranqueño
Por el camino prohibido
He marchado, he marchado
Pisando firme
Para no volver
Pisando firme
Para no volver
¿Acaso sabes con quién te estas metiendo?
¿Acaso sabes con quién estas peleando?
Estás peleando con los valientes
Estás peleando con los valientes
Alfonso Rivera, Teófilo Huamán
Alfonso Rivera, Teófilo Huamán
Y Silveria Tufino para que te lo sepas
Y Silveria Tufino para que te lo sepas.

(Del libro: Nuestros abuelos nos han dicho.2008)

En 1960 dice ha habido la Masacre de Huayllacancha, por tierras

Posted on | jueves, 16 de noviembre de 2006 | 2 Comments


La empresa Cooper Corporation se había llevado sus tierras desde hace treinta años. Han estado humillados, pero Rancas no se ha quedado, no han querido seguir así. Ellos han querido recuperar sus tierras y lo han logrado. Se han revelado y tres han muerto: Alfonso Rivera, Teófilo Huamán y Silveria Tufino. Ellos son los tres héroes de Rancas. Alfonso Rivera era para entonces el presidente de la comunidad, el papá de nuestra profesora.

*

-Dice que más antes los de Cooper Corporation ponían en cada esquina rompe-
patas para que cualquier carnero que se asome se rompiera su pie, llegaban y cuando se daban cuenta ya estaban roto su pie…
- ¿Pie?, ¡Eso se llama pata!

*

- Fue muy valiente.
- Muy valiente al enfrentarse a los varones, a los gamonales
- Ella era mujer y los demás eran policías, gamonales, eran puro varones
- A los gamonales no les ha importado sean hombres, sean mujeres, les han
disparado nomás
- Silveria Tufino tiene su hijo, está vivo.


*

Hay chaco de zorro y hay chaco de vicuña

Posted on | miércoles, 15 de noviembre de 2006 | 1 Comment


El chaco de zorro es cuando cazan al zorro, las personas lo siguetean. Es como una faena que se hace cuando hay mucho zorro, cuando ya está perjudicando a la cooperativa. Lo acuerdan en una asamblea. Y como al zorro lo matan, venden su patita.

*

El chaco de zorro es como una diversión, los niños también participan, se trata de corretear al zorro y se va de día.


*

También hay chaco de vicuñas, es igual. En el chaco de vicuña hacen una faena para que las vacunen, para que les corten la lana y todo, pero no las matan porque las vicuñas son lindas, bien bonitas, pero son chúcaras.

En Rancas los velorios se realizan tres días

Posted on | martes, 14 de noviembre de 2006 | No Comments

Un día muere, entonces ese día nomás lo tapan con una tela, con una manta o con una frazada y no hacen saber nada. Al día siguiente compran su cajón y lo ponen ahí, en su ataúd, entonces recién hacen el llamado. Se vela dos noches y se le entierra, pasa un día y se hace sus cinco días. En los cinco días se lava la ropa del muerto, se lava su frazada, toda su ropa. Ese día se embute la ropa del muerto, se hace como un muñeco y se vela. Esa noche en el velorio de los cinco días es más chévere, porque comen mote, comen patasca. A las lavanderas se les da una buena porción, a las que lavan la ropa del muerto. Se les da un tazón de mote y tres o cuatro platos de patasca y una buena presa de carne porque son lavanderas. El que no merienda o el que no está paga su multa. Hacen chistes, cuentan cuentos, por ejemplo uno hace un chiste y le pregunta a otro y si ese no contesta paga su multa con una cerveza, con un caliche, con caña, con cualquier cosa.

El padre San Antonio

Posted on | domingo, 12 de noviembre de 2006 | 2 Comments

Según cuentan los viejos, San Antonio era un padre franciscano y la iglesia de Rancas tenía antiguamente sus riquezas.

Cuentan que los chilenos venían con dirección a Rancas para llevarse la plata de la iglesia, pero por debajo de la cumbre que se llama Machaycancha ese año se había formado un río y cuando se presentaron allá en cabalgadura, un cura apareció en la puerta de la iglesia, miraba lo que estaba pasando y en la cumbre el agua no dejaba pasar a los chilenos.

Los ranqueños se subieron a la cumbre y de allá botaban piedras.Los chilenos no lograron entrar a Rancas, El no los dejó, el padre San Antonio no dejó pasar a los chilenos y por eso los viejos decidieron: "El padre San Antonio se va a quedar en Rancas". La imagen la han traído de Italia. El pueblo lo adora, le hacen una fiesta grande el trece de junio de todos los años.

Histórico pueblo de Rancas

Posted on | viernes, 10 de noviembre de 2006 | No Comments

El relato que aquí se presenta, es el testimonio de un poblador de la comunidad. No pretende mostrar la "verdadera" ni "única" historia. Desde la construcción de la memoria se apelan a construir explicaciones a través de distintos relatos, los que van circulando a través de las generaciones. Así quien nos relata esta historia no pretende contarnos una "verdad ineludible" sino lo que él conoce, lo que le han contado, lo que atesora en su recuerdo y en su memoria. Entre otros relatos sobre el tema elijo publicar este ahora, más adelante se presentará un corpus más amplio, no desde una sino varias voces. 

El texto resaltado en negro es parte de una canción de la que se nos diera cuenta en alguna de nuestras entrevistas. Y el texto siguiente un extracto de una larga entrevista en la que Don Felipe da cuenta sobre Rancas...

Histórico es mi Rancas
Grande feliz por su nombre
Histórico es mi Rancas
Grande feliz por su nombre
Se encuentra ubicado
En la provincia de Pasco
Se encuentra ubicado
En la provincia de Pasco
FUGA
Desde la cumbre de Machaicancha
Hay que bonito se ve mi Rancas
Desde la cumbre de Machaicancha
Hay que bonito se ve mi Rancas
Por su hermoso consejo distrital
Hecho de piedra y de cemento
Por su hermoso consejo distrital
Hecho de piedra y de cemento



"Rancas antes era de paja nomás, ahora es un distrito. Para esto los antiguos, nuestros viejos han sufrido, porque querían llevarse la capital de distrito a Yurajhuanca y Quiulacocha pero Rancas es un pueblo histórico y antiguo, más que nada por la llegada de Bolívar.
Bolívar arengó a sus soldados en Rancas, allí donde está el consejo actualmente, en esa casa se quedó casi cinco días. Después se fue para Junín con el señor Jerónimo Gora, él lo guió porque Bolívar no conocía. Para ese entonces don Jerónimo Gora era él teniente gobernador de Rancas. Juntos llegaron allí donde fue la Batalla de Junin. Por eso Rancas lleva el nombre de “Histórico pueblo de Rancas" ".

Felipe Atencio Tufino

Su hijito se quedó atrás y la señora al dar la vuelta se convirtió en piedra

Posted on | jueves, 9 de noviembre de 2006 | 3 Comments

Donde ahora es Alcacocha, antes era Rancas. De ese sitio se han ido porque un señor bien
granoso había llegado diciendo: “¿Quién me va a regalar agua?”. Nadie le quería regalar agua porque era todo asqueroso. Sólo una señora le regaló y el viejito le dijo: “Vete tú y toda tu familia porque aquí va a ser fin del mundo, vete sin mirar atrás porque Rancas va a inundarse”. La señora se fue, pero ha sido terca y miró atrás. Cuando ella volteó vio que Rancas estaba inundándose y entonces se convirtió en piedra.

Y ahí está esa laguna hasta ahora, es una laguna grande y eso no se seca. Dice que cuando se llega al medio se ve que hay casas adentro. Pero en el mismo medio hay un remolino, si tú llegas con tu barco, mejor olvídate, de ahí ya no sales.

Narrado por los niños y niñas:

Cania Sánchez Martel
Jaquelín Rodríguez Tufino
Susan Giovanna Olar Cristóbal
Melecio Santiago Robles
Maria Sánchez Cabello
Rosita

Patrimonio Vivo - Rancas

Posted on | miércoles, 8 de noviembre de 2006 | 5 Comments

Durante los meses de octubre del año 2003 y mayo del 2004 visitamos la Comunidad Campesina San Antonio de Rancas con el propósito de trabajar en la recopilación de relatos sobre la historia oral, costumbres, tradiciones y literatura oral de esta.

Logramos el contacto con los pobladores gracias a la mediación de La Comuna Koripampa, quienes además fueron los que de alguna manera motivaron nuestra investigación en dicha comunidad.

La Comuna Koripampa esta conformada por jóvenes que deseosos por mantener viva la memoria histórica de Rancas se ha volcado en diferentes actividades hacia la comunidad, tratando de involucrar a la mayor cantidad de sus pobladores, básicamente niños y jóvenes.

Tanto Kristel Best Urday como yo, veníamos de una experiencia compartida con otros compañeros universitarios sobre el trabajo en Literaturas Orales. Deseosas de conseguir un material que nos contara mas allá de lo que Scorza dejo en su literatura o por el recuerdo del histórico paso de Simón Bolívar por aquel lugar, tratamos de integrarnos con los pobladores quienes amablemente nos abrieron las puertas de sus casas y nos compartieron sus mesas, sus palabras, recuerdos e historias.

El trabajo tuvo una primera etapa en la cual nos entrevistamos con mas de veinte personas de quienes grabamos sus testimonios y relatos. Esta primera etapa entre viajes, rostros nuevos, voces, lugares y frío lo compartí con Kristel Best, bachiller en Literatura por UNMSM quien actualmente cursa una maestría en la universidad de La Plata en Argentina. La segunda parte de este trabajo que corresponde a la edición esta bajo mi responsabilidad, así como la publicación del material en este blog.

El entusiasmo y el cariño hacia la comunidad, a sus pobladores y al trabajo resultante de este tiempo de trabajo es muy grande, lamentablemente la materialización de la publicación en formato de libro se hace difícil debido a la escasa economía. Por lo cual hago uso de este soporte informático para la publicación de una parte del material logrado por esta investigación, deseosa que el Patrimonio Vivo de la Comunidad Campesina de Rancas se conozca y se valore.
Pido a quienes lleguen a este espacio y deseen hacer uso del material aquí publicado me lo hagan saber y se pongan en contacto conmigo.


Gracias a los pobladores de la Comunidad Campesina San Antonio de Rancas, por su tiempo compartido y su confianza: a Felipe Atencio Tufino, Lorenza Cordova, Raul Flores, Eliza Santiago, Alcides Rivera,Jhames Gora,Basilia Chamorro, Dina Cordova, Maria Jurado, Lorenza Atencio Robles, Alejandrina Ayala, Ageda Medrano, Felipa Tufino,Cristian Robles, Josefina Oscategui, Clodobaldo Atencio,Sra. Simeona, Nicolas Gora, Fausto Alania. A los niños : Cania sanchez Martel, Jaqueline Rodriguez Tufino, Susan Giovana Olar Cristobal, Melecio Santiago Robles, Maria Sanchez Cabello y Rosita.


Gracias a Kristel por su continuo apoyo. A la Comuna Koripampa, Carlos Gora, Alejandro Reyes, José Moreno, Gabriel Espinoza, Zenon Aira Diaz, Daniel Lino, Lorena Best, José Manuel Brass, a la familia Rivera Santiago, a la familia Cornejo Córdoba, a la familia Best Urday, a la familia Lino Cornejo, a todos los amigos y amigas por sus lecturas y opiniones y gracias sobretodo al profesor Manuel Larru quien nos enseñó a vivir la literatura desde la otra orilla .



Elizabeth Lino Cornejo

Rancas no es un lugar inventado, no es un espacio donde “flota lo real maravilloso”. Y aunque le debemos a la pluma literaria de Scorza el testimonio de esta gesta y la salida del anonimato de la comunidad, todavía queda mucha historia por estudiar; ya que Rancas fue uno de los hitos más importantes en el movimiento campesino peruano que llevó a la reforma agraria.

Huayllacancha 50 años de resistencia heróica (2010)

Huayllacancha 50 años de resistencia heróica (2010)
Imagen conmemorativa por los 50 años ASCUMAS -RANCAS

Sobre esta página:

Esta página contiene información sobre la Comunidad Campesina San Antonio de Rancas (Pasco-Perú). Publico parte del material obtenido durante mi periodo de investigación desarrollado en la comunidad (relatos, historias de vida, testimonios, fotografías y audios). Material que formará parte de una publicación en la que vengo trabajando.

Los textos que aquí se presentan dan cuenta de la historia no oficial guardada en la memoria, recuerdo y vivencias de los pobladores.

La reproducción del material no está permitido sin previa autorización.


Silveria Tufino Herrera

Silveria Tufino Herrera
Mártir de la recuperación de tierras- Huayllacancha 1960

Comunidad Campesina San Antonio de Rancas

La comunidad obtuvo su reconocimiento oficial como comunidad campesina de San Antonio de Rancas el 27 de agosto de 1926, antes de su reconocimiento había transcurrido 341 años de vida como Comundiad Indígena (Rivera Atencio,2002)

La Comunidad Campesina San Antonio de Rancas es la capital
de Simón Bolívar, uno de los trece distritos de la provincia de Pasco en el departamento del mismo nombre. Se encuentra ubicado a 8 km. de la capital de la provincia, Cerro de Pasco, enclavado en las alturas andinas del Perú, a 4200 msnm.

Los historiadores ocupados en el estudio de este lugar anotan que de acuerdo a la Constitución Política del Estado Peruano, Simón Bolivar fue creado como distrito en la provincia de Pasco, con su capital San Antonio de Rancas mediante La Ley N° 12292 del 15 de abril de 1955 siendo presidente de la República el General de División Manuel A. Odría.
Sus anexos, lo conforman las Comunidades de Quiulacocha, Yurajhuanca, Racco, Sacra Familia y la Hacienda de Pacoyán.

Elizabeth Lino Cornejo

Investigadora interesada en temas de memoria, tradición oral e identidad cultural. Con formación en Literatura, Teatro y Antropología.

He publicado Nuestros abuelos nos han dicho(2008), Turmania en la ciudad invisible (2010). Soy coautora del libro Oía mentar la hacienda San Agustín, que recibió el premio Andrés Bello de Memoria y Pensamiento Iberoamericano 2006, en la categoría Memoria Oral.

Vengo trabajando en torno a la Comunidad Campesina San Antonio de Rancas desde el año 2003, he publicado un libro de relatos con los niños de la comunidad y algunos artículos referidos al lugar.

Contacto: elizabethlino@gmail.com

JOSEFINA, la mujer en la lucha por la tierra

JOSEFINA, la mujer en la lucha por la tierra
"Este libro recupera una historia mínima que sin embargo consigue expandirse por las preguntas que desata y por los silencios inscritos en ella. Leer el testimonio de Josefina Oscátegui implica observar cómo la historia del poder y de la hegemonía es vivida por los más pobres. Hoy nadie quiere recordar las viejas luchas campesinas. Hoy nadie quiere hablar de justicia social. Hoy la palabra "desarrollo" ha colonizado nuestros horizontes de sentido. Pero relatos como este apuntan a continuar dando cuenta de hechos que desconocíamos y a mostrar todo eso que quiebra sin piedad a la historia oficial" (Victor Vich) Pakarina Ediciones 2014

Nuestros abuelos nos han dicho

"Los relatos recopilados en este volumen son las voces de niños y niñas de San Antonio de Rancas (Pasco). Encontramos en la expresión de estos niños y niñas la inclusión de una voz fresca que nos remite a la posibilidad de expresar con absoluta libertad aquello que sentimos, que soñamos, que queremos, que necesitamos e incluso nos aproxima a todo aquello que no entendemos" (Miguel Rubio Zapata). Acércate Comunicaciones Globales y Komuna Koripampa 2008.

Primera mención al mérito artístico en la Primera Bienal Intercontinental de Arte Indígena Inti Ñan- Camino del Sol, Ecuador 2006. En la categoría Premio Atahualpa a la tradición oral.

Archives

ETIQUETAS

Followers